xat

repro

Sorry this site have a flash based native radio and needed adobe flash 8+ support.
Download Flash here.

lunes, 29 de junio de 2015

KING DIAMOND - Discografia

Nombre: KING DIAMOND
Género: Epic Heavy Metal
País de Origen: Dinamarca

Con una larga historia de más de treinta años, KING DIAMOND con seguridad es y será una de las personalidades más reconocidas y prolíficas en el Metal, porque hace parte de ese puñado de bandas de Heavy Metal que dieron espacio a la creación del género a lo largo de los años. La banda como tal es venerada por los iconos tan grandes como IRON MAIDEN, JUDAS PRIEST, VENOM, METALLICA y PANTERA para inspirar los nuevos actos que fueron surgiendo cada vez con más rapidez en los círculos genéricos en diferentes partes del mundo; con una estética muy particular KING DIAMOND, el hombre y la banda, han dejado una huella imborrable en la historia una y otra vez dentro del futuro del Heavy Metal, sin su presencia no conoceríamos la música actual tal y como se presenta hoy día.
La primera banda de Kim Bendix Petersen (mejor conocido por su nombre artístico: King Diamond) fue llamada BRAINSTORM (1974-1976), en la cual se desempeñó con Jeanette Blum (vocal y bajo), Michael Frohn (guitarra) y Jes Jacobsen (tambores). A King Diamond se le ocurrieron una lluvia de ideas y comenzó a cantar con la banda de Hard Rock danesa BLACK ROSE. Fue durante este tiempo, desempeñándose en BLACK ROSE, que King Diamond comenzó a experimentar con la teatralidad de horror temático, así como la conformación de un malévolo personaje de la etapa previa a su esplendor artístico. Luego, dejó a BLACK ROSE y se unió a una banda de Punk-metal llamada BRATS donde conoció a Hank Shermann. Poco después, a juntos se les pidió que ayudaran a Michael Denner (también ex-miembro de BRATS) con su propio proyecto llamado DANGER ZONE; en esa agrupación estaba también Timi Hansen y los músicos mencionados, que se unirían con King Diamond en 1980 para convertirse en los legendarios MERCYFUL FATE. Y una vez terminada esa banda se inició el proyecto homónimo de King Diamond, en 1985, con la explotación pura de su horror teatral, normalmente haciendo uso de discos conceptuales (que siguen un cuento o historia), además de tener una carga temprana muy importante de Power Metal, siendo uno de los creadores de dicha corriente musical que se explotaría con posterioridad a sus primeros discos.

Fatal Portrait, lanzado en 1986, es el primer álbum de larga duración. Después de la magnífica etapa de MERCYFUL FATE, sentando muchas bases del Heavy Metal, se podría decir que este disco es una muy buena continuidad de sus pasados espectaculares como músicos; pero no hay que perder de vista que es una sumatoria de MERCYFUL FATE con la épica que empezaría con este nuevo proyecto musical de King Diamond. Las guitarras gemelas son cada vez más oscuras, pero con mucha melodía, la sección rítmica siempre se las arregla para mantenerse notable. Bueno y la voz de King es espectacular, empieza este proyecto con mucha confianza propia.

Abigail, lanzado en 1987, es el segundo álbum de larga duración. El momento de la perfección de King ha llegado con este estupendo trabajo, pero hay que ser muy claros teniendo en cuenta que el éxito de KING DIAMOND no es exclusivamente por el vocalista y líder, ya que atrás de él se encuentra un grupo de músicos fenomenales que prácticamente no tienen lugar para el error. Andy LaRocque, Michael Denner, Mikkey Dee y Timi Hansen tienen una ejecución de sus instrumentos admirable por donde quiera que se le mire; individualmente dan clases a cualquier músico y en grupo creo que son aún mejores porque los riffs, solos y líneas de bajo son un conjunto dinámico de por sí pero en el momento en que entra la batería resultan ser el grupo invencible. Es complejo determinar quién se lleva el protagonismo, lo cierto es que esta música hay que admirarla y valorarla.

Them, lanzado en 1988, es el tercer álbum de larga duración. Los dos anteriores trabajos eran tan diferentes que no era comparable uno con otro y, en esta ocasión, han dado un paso más en su carrera con una profundización de su área; es con seguridad el álbum conceptual más icónico, reconocido y mítico de todo el Metal. Al llevar su música más allá de lo convencional han ganado un montón de territorio, a partir del cual hay gente que lo considera un paso abajo de Abigail pero aún sigue siendo fenomenal, mientras que otras personas estamos en el grupo de considerarlo una profundización lógica de su propio concepto como banda. Pero es diferente a su predecesor no sólo porque King le haya apostado a un concepto más conceptual sino también porque tiene nuevos músicos, dentro de los cuales se destaca especialmente Pete Blakk, que ha remplazado a Michael Denner, trayendo un concepto mucho más oscuro de lo que se había creado en el pasado, y con ligera técnica; al tiempo la voz de King pareciera más perturbadora que nunca antes. No podía dejar de decir que la portada es fascinante porque es épica y precisa para lo que trae dentro del disco.

Conspiracy, lanzado en 1989, es el cuarto álbum de larga duración. Con la misma alineación de músicos del disco anterior se han venido con una semejante joya que ha sido admirada, casi sin discusión, a lo largo de los años y las décadas por su enorme potencial para exhibir siempre estructuras fuertes y con dramaturgia casi teatral; exceptuando el feo e inapropiado arte de portada, todo lo que se propone es de calidades tremendamente magistrales. Un punto muy importante que le dio éxito a este álbum es la experimentación de la atmósfera aportada por los teclados (muchas piezas logran dar miedo con efectividad), que definitivamente saben cómo hacer la tarea sin competir jamás con la base de instrumentos tradicionales.

The Eye, lanzado en 1990, es el quinto álbum de larga duración. Ya se ha mostrado la elegancia de esta banda en los anteriores trabajos, y es reconfortante que lo sigan haciendo con tanta creatividad, y algunas cosas interesantes han cambiado a lo largo de los años de una forma gradual. La producción es perfecta par ala música, todo se escucha bien y en orden sin que nadie esté enclavado en el sonido, es un muy trabajo. Mientras la guitarra tiene un sonido más oscuro que nunca, siempre tan pegadizo como lo conocemos, y se empata bien con el trabajo de la batería; al igual que la voz, la cual se ha decidido en trabajar con una gama media, más que en el pasado, ya que la interesante temática, de la cacería de brujas en el siglo XVII en Francia, así lo requiere.

The Spider's Lullabye, lanzado en 1995, es el sexto álbum de larga duración. Han transcurrido varios años desde su anterior disco y este, con cambios no muy alentadores en esta oportunidad; el único que parece sólido al lado de King es el guitarrista Andy LaRocque pero de resto todos son nuevos: Herb Simonsen (guitarra), Darrin Anthony (batería) y Chris Estes (bajo). Este nuevo equipo de trabajo es aparentemente más pesado, con un estilo de producción más contemporáneo pero en conjunto suena algo estéril; es una especie de nuevo camino en la que incluso la totalidad del disco ya no corresponde a una historia lineal, sólo una parte. Mi impresión es que no encuentro algo que me dé asco, por el contrario se pueden encontrar buenas ideas pero el problema más grande es que la química grupal no parece estar presente como en el pasado y la producción tampoco ayuda mucho.

The Graveyard, lanzado en 1996, es el séptimo álbum de larga duración. Empieza con un ambiente muy perturbador, en la que incluso se sueltan carcajadas malévolas de la particular voz que logra perfectamente su cometido. Muy superior a su anterior esfuerzo, que en verdad fue un fracaso, pero la gente ha tirado por la borda este disco a sabiendas lo contraria de la realidad; acá se ha retornado al ambiente clásico de la banda, siempre con algunas de sus últimas experimentaciones, pero desde la historia hasta la música está muy a la altura de los ochentas. También hay piezas muy pesadas y oscuras como en The Eye; resultando así muy triste que la gente condene de forma tan fuerte un disco tan sólo por tener una voz ligeramente diferente. Probablemente si no hubiese variado un poco su voz y otros pequeños elementos la gente también estaría tildándolo como: "más de lo mismo"...

Voodoo, lanzado en 1998, es el octavo álbum de larga duración. Además de la portada este trabajo recuerda varias cosas del dramatismo puro que se exhibió de la mejor forma en "Them" y no es para menos la comparación, ya que este disco posee una concentración increíble de horror teatral. Pero tal vez lo que más lo hace grande es que sabe explotar el pasado a partir de su variedad exquisita, ante esto Simonsen aporta una gran cantidad de thrashing melódico y frenetismo valiosísimo para hacer que este capítulo suene diferente a los clásicos. Dicha variedad no sólo se encuentra en la guitarra sino también en la batería (a veces realmente desquiciada) y en la voz de King, mostrando más tonos de los habituales.

House Of God, lanzado en 2000, es el noveno álbum de larga duración. Lamentablemente con la partida de Simonsen se ha ido un montón de potencial exclusivo pero aún así se las han arreglado para hacer un disco que aunque está por debajo de Voodoo plantea una buena historia y una respetable musicalización, haciéndolo un disco muy escuchable. Sin embargo, se encuentran algunas incompatibilidades estructurales que arruinan un poco algunos momentos muy interesantes y definitivamente la producción, al igual que en The Spider's Lullabye, con su tono modernista desvirtúa muchas cosas de fondo.

Abigail II: The Revenge, lanzado en 2002, es el décimo álbum de larga duración. Con unas filas bastante diferentes al pasado (siempre firme LaRocque con King), se ha presentado una renovación de su personal que de cierta forma se ha reflejado en la música. Creo que no se podían arriesgar a componer un material débil con el nombre de su disco más respetado; siempre contando una historia a lo largo de toda la longitud y con guitarra fuerte. Hay cosas muy similares al sonido de MERCYFUL FATE, aunque con una producción mucho más cristalina que responden a ciertas dinámicas del presente de la banda. Este es un trabajo considerado como uno de los grandes, y a decir verdad sorprende que lo sea después de tantos años a partir de su nacimiento como proyecto musical, que por lo visto no se agota.

The Puppet Master, lanzado en 2003, es el décimo primer álbum de larga duración.  Después de un intento casi desesperado por recuperar la fuerza que fueron perdiendo poco a poco en los noventas, King y su escuadrón incluso fueron capaces de volver a jugar con el nombre que les empezó a dar gloria (Abigail), era literalmente jugar con fuego, pero al final de cuentas les salió generalmente bien; aunque su desespero por hacer un trabajo intenso es evidente, y eso los llevó a cometer ciertos excesos, especialmente en la atmósfera. Eso mismo es lo que hace este disco un golpe contundente por su diferenciación de su predecesor y de algunos otros del pasado; hay simplicidad atmosférica que funciona muy bien con la fuerza de guitarra y batería, no es un secreto para nadie que muchas veces funcionan mejor las cosas sencillas. Aquí se ha demostrado a la perfección, en toda la longitud del disco hay ganchos que saben cómo complacer el oído con su melancolía espectacular. Me atrevo a asegurar que este disco es mejor que el anterior.

Give Me Your Soul... Please, lanzado en 2007, es el décimo segundo álbum de larga duración. A pesar de que han pasado un tiempo prudente desde el anterior disco, este pareciera hecho a partir del afán y de la monotonía. Aunque hay que tener en cuenta que King y LaRocque se están poniendo viejos y su vitalidad mental y física ya no es la misma de hace dos décadas; sus años de gloria obviamente ya pasaron, ahora se dedican a seguir su legado haciendo shows por todo el mundo, como leyendas indiscutibles que son. Lamentablemente este disco está un poco lejano a los estándares de la banda; la guitarra muestra algunas cosas interesantes pero hay una notoria cantidad de rellenos aburridos, mientras la batería se ha quedado sin ideas. Pero la parte más evidente de la vejez de la banda es, sin duda, la voz que ya no está ni cerca de mostrar los falsetes increíbles del pasado con una buena oscuridad intrínseca; poco a poco fue cesando su característica voz hasta terminar en una voz entretenida pero lejos del virtuosismo clásico.

1986 - Fatal Portrait

1987 - Abigail

1988 - Them

1989 - Conspiracy

1990 - The Eye

1995 - The Spider's Lullabye

1996 - The Graveyard

1998 - Voodoo

2000 - House Of God

2002 - Abigail II: The Revenge

2003 - The Puppet Master

2007 - Give Me Your Soul... Please

7 comentarios: