xat

repro

Sorry this site have a flash based native radio and needed adobe flash 8+ support.
Download Flash here.

viernes, 28 de noviembre de 2014

MERCYFUL FATE - Discografia

Nombre: MERCYFUL FATE
Género: Heavy Metal
País de Origen: Dinamarca

La música extrema ha tenido tanta conmemoración y variedad que es realmente complejo citar una o sólo un par de agrupaciones gestoras de lo que posteriormente sería el Metal plenamente estructurado, así que teniendo en cuenta que en el Heavy Metal (que se les recuerda como los creadores del género) no basta con hablar de IRON MAIDEN y JUDAS PRIEST, ya que este par de agrupaciones son tan sólo una pequeña cuota significativa de los alcances más prematuros del género, ya que de inmediato surgieron bandas tan importantes como lo es MERCYFUL FATE, de la que es un error pasarla por alto a la hora de citarla como uno de los padres de todos nosotros; se formó en 1981 en Copenhague (Dinamarca) sobre las cenizas de la banda de Punk y Metal llamada "BRATS", un proyecto que mostraba la irreverencia del Punk con la pesadez del Metal que estaba influenciada por lo que ya había fabricado BLACK SABBATH. La banda estaba conformada por el vocalista King Diamond (BLACK ROSE fue su segundo proyecto musical después de BRATS antes de unirse a la fundación de MERCYFUL FATE, y posteriormente fundaría su banda homónima KING DIAMOND con la que se acabaría de consolidar como toda una personalidad importantísima y obligada para citar en el género), su verdadero nombre es Kim Bendix Petersen, junto al guitarrista Hank Shermann (su nombre real es Rene Krolmark). Después de haber pasado por algunos cambios de formación en la alineación 'clásica' con la que nació la banda, la adición del guitarrista Michael Denner (que también hizo parte de BRATS) y el bajista Timi Hansen "Grabber" (éstos dos eran miembros de un proyecto denominado DANGER ZONE después del rompimiento de BRATS, en donde los dos primeros les colaboraron antes de decidir fundar a MERCYFUL FATE), de tal modo que todos eran unos viejos conocidos que habían saltado de banda en banda sin mucha estabilidad hasta ese momento, así como como la unión del baterista Kim Ruzz que rápidamente reemplazó a Nick Smith (también baterista de DANGER ZONE). Es importante, como dato curioso, mencionar que DANGER ZONE fue fundada por Michael Denner y que esa banda tuvo una duración muy fugaz ya que no duró más de dos años. En resumen: Nació BRATS en 1977, luego nació DANGER ZONE en 1980 eliminando a su predecesora y finalmente nació MERCYFUL FATE en 1981 también eliminando a su predecesora.
En sólo 1981 publicaron cuatro demos, en 1982 un EP (con el nombre homónimo de la banda) y en 1983 su primer álbum, Melissa, que los catapultó rápidamente dentro de algunos círculos como una banda emergente y luego en 1984 corroborándolo con su segundo álbum, llamado Don't Break The Oath. Debido a sus varias influencias musicales que databan desde el Punk, el Metal en nacimiento y sus nuevas tendencias musicales la banda prefiere separarse en 1985 por su compleja adaptación de gustos aparentemente dispares entre sus miembros. Con lo que King Diamond se concentraría exclusivamente en el empujón de su banda homónima, ante esto sus amigos Michael Denner y Timi Hansen lo siguen, mientras los demás se dispersarían en proyectos músculos.
En 1992 se dio un primer acercamiento con la publicación de piezas inéditas de King Diamond en una compilación llamada "Return Of The Vampire" y esto ocasionó que los miembros se volvieran a mancomunar en pro de nueva música, el resultado fue su tercer álbum "In The Shadows", un nuevo EP llamado "The Bell Witch" y sobre todo con el cuarto álbum, llamado "Time" de 1994, con el que recobrarían su prestigio por el sonido original. De esa forma publicaron dos álbumes más, finalizando con "9" de 1999 con el que volverían a terminar con la banda. En esta segunda terminación la agrupación definitivamente gozaba de una popularidad extensa por sus creaciones de vieja data que serían citadas, elogiadas y en muchos casos serían el insumo principal para bandas posteriores a ellos.

Melissa, lanzado en 1983, es el primer álbum de larga duración. Clásicamente clásico, clásico entre los clásicos y obligatoriamente obligado. Bueno, ya basta de palabrejas redundantes; el mensaje con el que pretendo abrir es que este es uno de esos discos que todo metalero debe tener, sin excusas. Sencillamente todo en el estilo de la banda confluye en un sólo propósito: el misterio y la épica, adicionando el factor de vieja escuela que siempre cae tan bien para nuestros oídos en el presente. La instrumentación siempre es impresionante, sacando riffs que son tan pegadizos que normalmente quieres más y más de lo mismo, incluso los dos guitarristas (Shermann y Denner) nos dejan un puñado de sensaciones variadas porque en ocasiones empiezan las canciones con trabajos complementarios y cuando se desarrolla la canción se presentan duelos entre los dos, no se sabe en ocasiones cuando están compitiendo y cuando se están complementando entre sí, en todo caso esos hombres son excelentes; con una batería muy fina y precisa que siempre está tomando el papel de sobriedad. No se puede pasar por alto la voz de King Diamond, ya que desde el primer momento está armonizando la música con su inigualable color vocal; él ha sido reconocido en varias ocasiones como uno de los mejores vocalistas del mundo.

Don't Break The Oath, lanzado en 1984, es el segundo álbum de larga duración. Con respecto al trabajo anterior acá se notan un poco más maduros, sin que eso sea sinónimo de calidad, a veces los discos debutantes hacen mejor trabajo que los que se hacen con más experiencia; y no es que acá se note tanto, pero fácilmente se puede decir que este disco alcanzó levemente a su predecesor pero no pudo superarlo. Sin embargo, se mostraron cosas buenas y nuevas por igual, en las que se permitieron experimentar en más armonía pero conservando la velocidad y clima del pasado. En la voz puede notarme un ligero tinte de confiabilidad al poner sobre la mesa más tonos que antes. Este también es un disco obligado para los metaleros en el que salieron canciones clásicas para la banda como "Gypsy".

In The Shadows, lanzado en 1993, es el tercer álbum de larga duración. Este es un disco que debe ser apreciado porque es producto de la reunión de la banda luego de pasar varios años separados, y en efecto no es para nada un disco malo. Cuando las bandas dan por terminado un ciclo es porque se han quedado sin ideas, o por lo menos sin ideas conjuntas, y de esa forma cuando deciden volver lo hacen de una forma muy modesta, lo contrario a este lanzamiento que muestra una maestría musical muy superior a otras bandas (aunque estemos hablando de un disco inferior a su anteriores versiones), así que es particular por donde quiera que se le mire.

Time, lanzado en 1994, es el cuarto álbum de larga duración. Este puede ser el trabajo con más diferencias respecto a sus obras cumbres, dentro de lo que cabe señalas el perfeccionamiento y redireccionamiento, en cierto momento, de la producción, el mayor uso del contraste de voz entre un tinte ciertamente normalista y el inconfundible grito de King Diamond, un menor uso de solos para concentrarse más en un ambiente sombrío en el que se retorne al misterio que tan famoso hizo al disco "Melissa", el aumento de teclado y la adición de secciones diferentes con instrumentos inusuales para el género. Estos cambios significaron mucho para las perspectivas de la banda, aunque no hayan tenido un futuro compositivo amplío por lo menos lograron sacar un par de disco más tarde pero eso sí con gran éxito, cosa que siempre le caerá bien para los intereses de cualquier músico.

Into The Unknown, lanzado en 1996, es el quinto álbum de larga duración. Para estas alturas se deja ver una batalla interna, en el buen sentido de la palabra, por el honroso puesto del mejor disco de los noventas de MERCYFUL FATE: 'Time' Vs 'Into The Unknown'. Son simpáticas estas batallas porque en una primera instancia los músicos dejan claro que la banda es capaz, que grande, es estable musicalmente hablando; y en segunda instancia ponen a los seguidores a reflexionar y argumentar qué disco es mejor que el otro, pero con un bello resultado: que es muy complicado determinar cuál es el mejor porque la calidad de la banda es superior a jerarquías (el resultado es lo que más me gusta). Los cambios son notorios entre sus discos preciados de antaño y estos que representan la madurez de la banda, por ejemplo con el aumento de pesadez en los riffs, que ya se venía dando desde el anterior disco pero acá se acaba de perfeccionar para que sean tanto pesados como armónicos junto a voces muy variadas, canciones como The Uninvited Guest (muy pegadiza y potente) y Ghost Of Change (algo progresiva) demuestran lo que es verdaderamente este disco.

Dead Again, lanzado en 1998, es el sexto álbum de larga duración. Este es un trabajo normalmente subestimado, y aunque no esté a la par de los dos anteriores logros es digno de una oportunidad, ya que trae canciones tan pegadizas como en el pasado pero el problema real podría señalarse como la inestabilidad que hay entre sus canciones. Esto se produce por un cambio muy importante en las filas de la banda, con el abandono del guitarrista Denner, quedó sin su otra mitad Shermann, pareja que siempre se había desempeñado hombro a hombro con excelentes resultados; probablemente Denner y Shermann sean la mejor dupla de guitarristas en su conjunto dentro del Heavy Metal, pero las cosas no fueron del todo bien con el abandono de un 50% de esa ecuación. En cambio de Denner entró Mike Wead, hizo un buen trabajo pero definitivamente se nota el hueco, aunque está lejos de ser malo, hay que escucharlo.

9, lanzado en 1999, es el séptimo álbum de larga duración. La fórmula de desacelerar muchas secciones rítmicas en la música funcionaron a la perfección con la dupla Denner y Shermann pero no fue el mismo caso con Shermann y Wead, así que la banda ha decidido no invertirle tanto trabajo a estas progresiones y mejor tratar de acelerar un poco más la música para que tratara de recobrar el sonido de los ochentas, por supuesto que King Diamond y Shermann (quienes eran los líderes y fundadores de la banda) no decidieron abandonar del todo sus partes lentas sino que ya no se hicieron con un enfoque tan progresista. Se puede decir que en gran parte ha funcionado el nuevo cambio, aunque con algunas limitaciones, y mientras la guitarra apenas sacaba la cabeza de la laguna por el otro lado la batería acababa de mostrarse en su mejor forma, a cargo de Holm quien había mostrado protagonismo en los discos anteriores y para estas alturas se perfilaba como más que guiador, como un jefe del curso musical. La voz de King Diamond parece que nunca aburre, no necesita tener un gran cambio para sonar tan efectiva como siempre. Este es el capítulo final de un libro llamado MERCYFUL FATE, en el cual muchos se inspiraron y quedó como una insignia a modo de hito insuperable...

1983 - Melissa

1984 - Don't Break The Oath

1993 - In The Shadows

1994 - Time

1996 - Into The Unknown

1998 - Dead Again

1999 - 9

3 comentarios: