xat

repro

Sorry this site have a flash based native radio and needed adobe flash 8+ support.
Download Flash here.

lunes, 8 de julio de 2013

MY DYING BRIDE - Discografia





Nombre: MY DYING BRIDE
Género: Doom Death Metal
País de Origen: Reino Unido

La agrupación de MY DYING BRIDE se formó por Aaron, Andy, Calvin y Rick en el verano de 1990, y después de sólo 6 meses de escribir juntos lanzaron la legendaria demostración de "Towards The Sinister" en formato de Demo. Se siguió avanzando a buen ritmo con el lanzamiento de su primer Single titulado "God Is Alone" en 1991 para el entonces pequeño sello francés LISTENABLE RESCORDS. El single se agotó casi inmediatamente causando murmullos ansiosos en la escena, lo que llamó la atención del sello PEACEVILLE RECORDS, quienes le ofrecieron un contrato a la naciente banda reveladora.
La primera versión de esta unión infame fue el EP "Symphonaire Infernus Et Spera Empyrium", seguido un poco después por el primer álbum de larga duración de la banda, "As The Flower Withers" en 1992, y así fue como nació la flor marchita, el nuevo género del Doom Death Metal con expresiones también del Avant-Garde. Asimismo nacían las restantes dos otras bandas responsables de la creación de esta nueva rama, ANATHEMA y PARADISE LOST, formando un camino particular en el que concurrían a la brutalidad en forma lenta, un nuevo concepto...
La banda luego de la publicación de sus debuts discográficos, se embarcaron en una serie de shows en el Reino Unido y resto de Europa. La respuesta fue fenomenal, y estimulando a la banda no pasó mucho tiempo antes de que estuvieran de vuelta en el estudio grabando su segundo EP "The Thrash Of Naked Limbs", todo en ese mismo año (1992). Luego, se presentó la oportunidad de un recorrido para tocar por la longitud completa de Europa y así expandir a más oídos esta nueva faceta del Metal que se planificó con SIKODELIC, etiqueta compañera de GGFH, pero esta fue retirada en el último minuto cuando el baterista de MY DYING BRIDE, Rick, tuvo un accidente al tiempo que se lanzaba el video que lo acompañaba. El video fue un gran éxito por las redes de MTV y de la misma forma voló alto en las listas musicales de Kerrang. Los aficionados y los críticos aclamaron a la banda como pioneros del nuevo género Doom Death Metal, que poco a poco le agregaban elementos góticos. Empujando aún más estos nuevos límites, MY DYING BRIDE logró reclutar a tiempo al músico de formación clásica en los puestos de violín y piano, Martin Powell, como miembro a tiempo completo. La escritura entonces comenzó en serio y con entusiasmo para su segundo álbum, "Turn Loose The Swans", lanzado en el año 1993 una gran gira europea que fue planeada para coincidir con el nuevo lanzamiento, el álbum recibió críticas muy favorables y, aparte de las dificultades, la gira fue un gran éxito.
Luego se pusieron a escribir material para su tercer álbum, "The Angel And The Dark River"; la banda no dejaba de trabajar tanto en vivo como en el estudio, llenando más y más hojas de datos e ideas para componer nuevas canciones. El álbum fue lanzado en 1995 y de esa forma una obra más nació contundentemente. Seis canciones épicas, con un promedio alrededor de nueve minutos cada una, inmersó al oyente en la plena gloria siniestra de MY DYING BRIDE. En ese momento la banda ya estaba en la vanguardia de la escena del Metal avanzado, aclamado en la prensa y con una serie de bandas afines de sus sombras, que una vez más puso en marcha un exitoso asalto en vivo en Europa, culminando en algunas apariciones en festivales de alto perfil, incluyendo el famoso festival de Dynamo en Holanda.
La emblemática MY DYING BRIDE tras las décadas es considerada como una de las mejores y más innovadoras bandas de la brutalidad lenta y épica...

As The Flower Withers, lanzado en 1992, es el primer álbum de larga duración. La banda empieza su carrera de una forma muy respetable, igual o tal vez mejor al debut de grandes bandas de esta rama como lo son KATATONIA. La producción y tonos totalmente Death marcaron toda una innovación para la época, y hoy no deja de parecernos interesantes este tipo de bandas, en todo caso la historia aun empieza con unas singularidades muy extrañas y en todo caso brutales. La guitarra, bajo y batería tienen un muy buen performance, ya que no pareciera que ninguno es demasiado obstinado u obsesivo por la "ultra-figuración" y eso desde luego le ayuda a que exista un orden muy oportuno a la hora de hacer atmósferas lentas, frías y desoladoras generalmente, pero también hay estallónes de velocidad; adicionalmente ayudan mucho los teclados y sobre todo el hermoso violín. Por último la voz tiene un tono muy áspero, ese growl tipo Death Metal se torna además de brutal a muy oscuro también.

Turn Loose The Swans, lanzado en 1993, es el segundo álbum de larga duración. En realidad no se veía totalmente claro el estilo de la banda en el anterior disco, no es que no hayan sido originales sino que habían cosas en las que no se decidían, para esta ocasión lo lograron hacer de una forma más cercana a la realidad; ya se le ve a la banda en su estilo propio y tratando de evolucionar en áreas como los cambios de ritmo e incluso la producción, que pudo ser mucho mejor. En el sector instrumental se logró unir todos los factores para una atmósfera mucho más evidente, esa atmósfera da la sensación de más y más soledad, una ambiente muy funeral y con claros puntos épicos que te trasportan a la "realidad" ilustrada en la música. Sin duda alguna ese aumento en la atmósfera se le debe al teclado y al violín, pero también a la mancomunación de la guitarra, bajo y batería que permitieron espacios para que eso se cumpliera. La voz también cambió de tónica, ahora no proliferan tanto los gruñidos sino las voces semi-limpias a muy bajo tono, claro está que sin desaparecer las primeras.

The Angel And The Dark River, lanzado en 1995, es el tercer álbum de larga duración. Otra obra maestra, y lo digo con toda la rigurosidad de caso ante la interpretación de la música que  acá se exhibe, es como ir a mirar una pintura de arte conceptual en la que su extrañés solo la puede apreciar alguien que tenga gusto, categoría y fino gusto por la observación y el análisis, el que tenga la suficiente imaginación para insertarse dentro del mismo arte. Es cierto que faltaron algunos toques de producción que hicieran aun más prestigiosa la música, pero estos detalles solo se notarán si se le analiza demasiado. La guitarra y batería tienen una muy administrada secuencia dentro de su presentación, y digo la palabra "secuencia" porque es así como se presenta, todo es tan inteligente y refinado que sobran las palabras; el teclado y violín hacen una excelente tarea para los toques constantes de atmósfera, la misma que lleva a ser tan épica y preciosamente desoladora la música. Mientras la voz abandonó totalmente el gruñido por un acaparamiento total de una "voz de quejido", cosa que es polémica  ya que eso significó la ganancia de nuevos fans y la pérdida de otros; no sé si fueron más o menos los que ganaron, lo que sí sé es que la música es excelente....

Like Gods Of The Sun, lanzado en 1996, es el cuarto álbum de larga duración. Atrás quedó la época en donde la música se regia en un 100% por las magnificas epopeyas de corte melancólico y con suaves riffs de Death Metal, para ahora empezar a experimentar bajo la carpa de un miembro más que se añade a las influencias de la banda, el Gothic, y aunque no signifique un cambio dramático sí se puede notar una corrección de marcha, en la que para la época seguía siendo totalmente innovador aun sin saberse lo que ocurriría luego. Dentro de ese cambio del que refernciaba anteriormente podemos encontrar un mayor énfasis por lo duro y áspero, por lo menos es como se muestran los cortes de guitarra. La batería por su lado merece una fijación especial, ya que tuvo una presentación impecable, y aunque siempre la mostró así, en este disco se puede notar con más claridad el grado de precisión tan impresionante de todas y cada una de las notas; tal vez se nota más que en el pasado por la mayor agresividad de todo el disco y del tipo de producción.

34.788%... Complete, lanzado en 1998, es el quinto álbum de larga duración. El excelente violinista Martin Powell desafortunadamente se fue de la banda, y eso representó para la misma un desequilibrio total. Frente a eso lo más adecuado para las bandas es buscar otro rumbos, experimentar como sea posible; y bueno, así lo hizo la banda, cosa que le dio un revolcón a la escena, unos aman el disco pero otros lo aborrecen; yo no me encuentro en ninguno de los dos grupos, pero tampoco me agradó el disco. La música pareciera tener un claro tinte gothic-experimental, que en un punto se torna monótono y nada grandioso, la oscuridad también llegó a un punto más alto que en el pasado, pero una oscuridad vista desde la matiz más sucia y en el recorrido de más fuentes; pero la verdad es que el camino en  el que se encontraban transitando no tenia tierras muy fértiles y por lo tanto no encontraron demasiados frutos, y los pocos que encontraron estaban medio estropeados y no muy alimenticios.

The Light At The End Of The World, lanzado en 1999, es el sexto álbum de larga duración. Un retorno a la brutalidad puramente dicha, con una oscuridad con una oscuridad latente aportada por el Gothic, cosa que se creó y desarrolló en "Like Gods Of The Sun"; y es que en realidad les tocó abandonar el sendero de la experimentación porque fueron evidentes las molestias de los seguidores y medios. Con la participación de importantes riffs pesados se da un parte muy satisfactorio de pesadez constante, si bien es lenta la música, tampoco alcanza a tocar notas demasiado bajas como en el pasado; lo que sí se hace ahora es armar melodías más constantes con un fino gusto de no perder la esencia de la épica nostálgica. La batería continua siendo muy precisa a la hora de su actuar, pero se siente una especie de afán por hacer algo más de lo que se había hecho en el pasado, y eso desde luego no está nada mal, porque las cosas se han sabido manejar entre la precisión un poco de deseo por llevar la música a un punto más allá. Tristemente no ha retornado de nuevo el violín, y los teclados son muy importantes a la hora de brindar la atmósfera, y suena bien el trabajo pero no como en el pasado en el que sonaban las cosas con suma belleza. El comportamiento vocal también ha tenido un muy buen comportamiento, retornando a la adición de voz gruñida pero muy oscura pero sin abandonar la voz limpia-baja que tan bien ha sonado en letras como la desesperanza en el amor y otros temas similares.

The Dreadful Hours, lanzado en 2001, es el séptimo álbum de larga duración. Resaltado como uno de los tantos clásicos de la banda, este disco salió a sorprender a más de uno por su cambio y calidad misma. Bueno, pero ¿qué hace a este disco un clásico? Primeramente por su capacidad de cambio repentino, ya que que en "34.788%... Complete" se habían destapado cartas nada amigables para la escena, y en "The Light At The End Of The World" se había retornado a varias partes de su historia, pero algo faltaba, además de la evidente ausencia del violín algo lo hacía más o menos normal. Ya para este lanzamiento la banda volvió a arreglar sus fichas con una impecable administración, y aunque todavía se le extrañe al violín la música sufrió un viraje muy positivo a una complejidad en la música muy bella en la que logran vender con éxito la idea de una nueva era. La instrumentación en general se siente misteriosamente romántica, pero aclarando un alza en la brutalidad (quizás como nunca antes), en la que principalmente está bien estructurada con riffs fuertes de Death/Gothic, una voz extrañamente oscura y lineas de teclado que se inclinan hacia el Gothic.

Songs Of Darkness, Words Of Light, lanzado en 2004, es el octavo álbum de larga duración. Solo la excelencia logra arrojar piezas tan interesantes como lo ha hecho MY DYING BRIDE, en la que cada lanzamiento parece competir con el anterior dentro de los finos ajustes que le hacen a su música, ellos nunca hacen cambios estúpidos para intentar "renovarse" sino que más bien realizan cambios leves en su forma estructural, que los hacen convertirse en cambios notorios, claro está para quien sepa escuchar la música. Para esta ocasión la banda le da un cambio de la faceta romántica que brinda el Gothic en su anterior disco, para en esta ocasión mostrar un "salvajismo trágico" por así llamarlo, en el que la guitarra con su inmensa fuerza y oscuridad logra poner sobre la mesa excelentes riffs en tempo variadamente bajo, sí variadamente, porque la banda nunca se ha caracterizado por hacer música en un solo tempo y eso se muestra aquí con una notoriedad muy singular en el que también colabora de forma muy propicia la batería y el teclado, que juegan en ritmos muy similares a un funeral. La voz pareciera más controlada que nunca, hasta el momento, ya que la voz gruñida comparte con la limpia-baja en un 50-50; dejando así unos roles excelentemente establecidos con un dominio absolutamente exquisito de los gruñidos y un dramatismo bastante creíble (como siempre) en las voces limpias.

A Line Of Deathless Kings, lanzado en 2006, es el noveno álbum de larga duración. Con este melodrama se demuestra una vez más que la banda es de las mejores, no solo en corrientes Doomy sino en todo el Metal, algunos los critican por parecer muy cursis al hablar del dolor que causa el amor imposible, pero a mi me encanta... Pero hay que decir que este disco no marcó diferencia en cuanto a un aumento o estandarización de calidad, es claramente uno de los más bajos en toda la discografía. La guitarra tiene piezas muy solida, pero suelen cometer el error de volverse demasiado hipnóticas, y si no cuenta con unas "ayudas" que dinamicen la cuestión, de esa forma se hace más triste la ausencia del violín o por lo menos una mejor participación de teclado. Hablando del teclado, es complicado como siempre hablar de ese instrumento ya que a muchas personas les disgusta escucharlo en un rol protagónico, solo les agrada que sirva como fondo, y como en este disco solo se le ve en momentos estratégicos; es por ello que no se puede juzgar de buenas a primeras, ya que recae más en el gusto personal que en el general. Y la voz volvió a mostrar una participación mayor de la voz limpia-baja.

For Lies I Sire, lanzado en 2009, es el décimo álbum de larga duración. MY DYING BRIDE es para mi una de las bandas más respetadas de todo el Metal, una de sus tantas características de altura es que son una de las mejores bandas (o quizás la mejor) en capacidad de -reaccionar-; son pocas las bandas que cuando emprenden una búsqueda experimental de sus gamas logran retornar "eficientemente" a sus raíces, o en el peor de los casos cuando no pretenden retornar a sus raíces  hacen de ese camino experimental en algunas veces algo molesto, tedioso o como en la mayoría de los casos se vuelve una banda obsoleta o cómo popularmente se le llama "vendida", el caso de MY DYING BRIDE por -historia- (ojo, no por suposiciones o preferencias personales) se ha desempeñado de una forma admirable y exquisita a la hora de "corregir" sus faltas, y con esta ocasión es la cuarta, ¡la cuarta vez en que reaccionan de la mejor forma! Pero no muchas personas conocen estas habilidades de ellos, ojala el cuento fuera distinto, ya que esta banda merece más que un simple reconocimiento. Una excelente noticia tiene que ver con el retorno del violín, pero ya no lo hicieron como en el pasado en que se usaba para largas y bellas epopeyas nostálgicas, lo hicieron en pro de la técnica, que acompañado del teclado se hace una muy buena compaginación con guitarra y batería para lograr música más variada.

A Map Of All Our Failures, lanzado en 2012, es el décimo primer álbum de larga duración. Después de hacer un disco que mezcla las viejas épocas de la banda con mucha melodía y con más bien una pacificación de batería, ahora hacen un disco mucho más cercano a la primera época de la banda, la fuerza está vigente y las hermosas canciones épicas y dolorosas están de vuelta pero con una trayectoria mayúscula que la banda ha desarrollado en todos sus años de existencia y constante lucha por su propio nombre. La guitarra es muy variada no solo en la forma de sus riffs sino también en el estilo que puede parecer dura cuando lo amerita y suave cuando así lo exige; la batería tiene la precisión única que tanto se destacaron en sus más remotas épocas y con el aditivo de un "dinamismo" (interpretar en sentido Doom) hace que la música se escuche compacta, técnica y muy precisa. Pero esto no sería igualmente posible sin la ayuda del teclado y violín que están excelentemente usados, sin exagerar protagónicamente hablando, pero tampoco dejándolos estériles con la música. La voz me gusta tal como está, (si bien soy crítico negativo de bandas como KATATONIA por su voz simplona y aburrida) con MY DYING BRIDE es diferente la cuestión, porque nunca han abandonado del todo los gruñidos, pero si así lo hicieran no habría tanto problema porque el tono vocal que siempre han usado con la voz limpia-baja es sencillamente -creíble- y entretenida, que sabe cómo transmitir las emociones líricas a la perfección.

1992 - As The Flower Withers

1993 - Turn Loose The Swans

1995 - The Angel And The Dark River

1996 - Like Gods Of The Sun

1998 - 34.788%... Complete

1999 - The Light At The End Of The World

2001 - The Dreadful Hours

2004 - Songs Of Darkness, Words Of Light

2006 - A Line Of Deathless Kings

2009 - For Lies I Sire

2012 - A Map Of All Our Failures

6 comentarios:

  1. Gran Trabajo, Muchas Gracias por Subir este gran material!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por esta discografia de esta tremenda banda, saludos desde rancagua, chile

    ResponderEliminar
  3. bandota
    muy buena microreseña de cada disco

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el excelente recopilatorio, un abrazo.

    ResponderEliminar