xat

repro

Sorry this site have a flash based native radio and needed adobe flash 8+ support.
Download Flash here.

lunes, 29 de julio de 2013

HELLOWEEN - Discografia





Nombre: HELLOWEEN
Género: Power Metal
País de Origen: Alemania

Son altamente reputados en la escena del Metal como piedras angulares
en su desarrollo y variedad, ademas como verdaderos padres del Power Metal.
Pero esta historia comienza con tres nombres claramente identificados,
Kai Hansen, Michael Weikath
 y Piet Sielck, a quienes se les señala como los creadores del Power Metal, tomando influencia de bandas anteriores que realizaron temas
considerados 
como los primeros del género, entre estas bandas se destacan
RAINBOW 
con el tema "Stargazer" o QUEEN con el tema "The Prophet's Song";
luego de esto HELLOWEEN logró captar éstas y otras influencias para desarrollarlas ahora cómo todo un género y no solo cómo canciones sueltas.

HELLOWEEN (bajo otros nombres) se forma en 1978, con Kai Hansen y Piet Sielck quienes querían lograr una identidad como banda. En aquel entonces, la banda se llamaba GENTRY. Cerca de 1981, cambia de nombre a SECOND HELL, y recluta al baterista Ingo Schwichtenberg y al bajista Markus Großkopf, quien a la vez tocaba en la banda TRAUMSCHIFF. Luego, Sielck se va de la agrupación para convertirse en ingeniero de sonido y productor discográfico, a la vez que SECOND HELL estrenaba un nuevo nombre, ahora con IRON FIST. El guitarrista Michael Weikath, quien estaba tocando en la banda POWERFOOL, intenta convencer a Kai para que se una a su banda, pero todo se terminó invirtiendo con Weikath incorporándose a IRON FIST. Para el año 1984 se volvió a cambiar el nombre de la banda, ahora 
IRON FIST se cambió definitivamente por el de HELLOWEEN, firmó un contrato con NOISE RECORDS, y grabó dos canciones para un recopilatorio del sello, denominado "Death Metal". Los dos temas incluídos fueron "Oernst Of Life", cuya autoría pertenece a Weikath, y "Metal invaders", de Hansen. Ambos temas fueron incluidos con éxito en los futuros álbumes de la banda, al mismo tiempo que siempre con el desarrollo de su propio estilo y en general del Power Metal. En 1985 HELLOWEEN grabó su primer paquete musical propiamente dicho tras una popularidad que iba en ascenso; de esa forma el entonces cuarteto grabó y lanzó su primer álbum, titulado "Walls Of Jericho". Sin embargo, durante el siguiente tour, llegó a ser obvio que pese al talento Hansen tenía dificultades para cantar y tocar la guitarra al mismo tiempo. La última aparición de Kai como cantante principal de la banda fue en 1986 con el single titulado "Judas", que contenía la canción del mismo nombre y algunos temas en directo. Tras la dificultad de Hansen para tocar la guitarra y cantar a la vez, además de sus constantes problemas con su voz, surgió la idea de incluir a un quinto integrante para lograr perfeccionar la banda como lo exigía la historia, el mercado y sus propios deseos. Entonces, la banda se encaminó en la tarea de buscar un nuevo cantante que estuviera a la altura de la banda. Su primera opción era reclutar a Ralf Scheepers del grupo "TYRAN' PACE", sin embargo, Scheepers rechazó la oferta con todo lo interesante que lucia, la banda terminó por reclutar a un joven de 18 años de una pequeña banda local conocida como "III PROPHECY", Michael Kiske; es decir un talento que aun nacía y por tanto era todo un riesgo para la proyección banda; pero con inmediatez resultó ser de esas apuestas peligrosas que salen siendo éxitos arrolladores de las grandes bandas (caso cercano al de bandas similares como IRON MAIDEN).
Luego de un resplandor con respecto a la comercialización que le beneficiaba mucho a las ventas, no era completa la satisfacción, ya que el descontento creciente de Kai Hansen por las presiones y los arreglos contractuales con el sello NOISE RECORDS, además del nuevo sonido (más melódico y comercial) que estaba tomando la banda por aquel entonces, a contramano del deseo de Kiske y Weikath de experimentar aun más allá del las posibilidades del Metal, llevó al propio Hansen a tomar la difícil decisión de abandonar la banda luego de la gira por Europa. Tras colaborar previamente con BLIND GUARDIAN, toma la decisión junto al vocalista Ralf Scheppers de formar una nueva banda, más cercana al Power Metal, con el nombre de GAMMA RAY. Entonces, HELLOWEEN se enfrentaba ante la primer gran dificultad, de esa forma duraron dos años, pero pese al debate externo de la escena y las dificultades internas, deciden continuar finalmente sin su ex-guitarrista, quien es sustituido por el destacado guitarrista del grupo RAMPAGE, Roland Grapow, quien ya había acompañado a la banda durante la segunda parte de la gira del "Keeper II" por Estados Unidos. Con esta nueva alineación, y pese al enorme éxito que significó sus dos álbumes anteriores, HELLOWEEN continuaba con el fuerte golpe del abandono de Kai Hansen. Pero el destino de encargó de desarrollar a estas dos bandas, 
HELLOWEEN y GAMMA RAY, como una situación favorable para el mismo género, ya que las dos continuaron con su propio camino y sobreviviendo por décadas en pro del Power Metal...

Walls Of Jericho, lanzado en 1985, es el primer álbum de larga duración.Luego de una serie de cambios, en el que se incluían diferentes nombres, un lanzamiento propio, e incluso un trabajo por adicionar música para un complilatorio de diferentes bandas, la banda es aquí donde realmente arranca y no precisamente en su faceta pura de Power, es mentira decir que es un disco de formación o de "cuna", no de nacimiento como tal del género que se le acuña históricamente; el disco realmente exhibe un Speed Metal con ligeros toques de innovación (esa innovación es el poquito de Power que agregaron). La guitarra, batería y la notoriedad del bajo ayudan a crear un sonido muy compacto en el que ni ellos mismos sabían lo que se les vendría luego de este lanzamiento, fue entonces, de gran utilidad sus experimentos que se remontan a una influencia directa de IRON MAIDEN y en el que posteriormente tomaría la cadena de influencias bandas que ayudaron a fundar el género como BLIND GUARDIAN o STRATOVARIUS con una particularidad de suma importancia, que tiene que ver con riffs más neo-clásicos e incluso más melódicos. Como se dijo, entonces, acá se puede escuchar un disco de Speed Metal totalmente innovador, pero no exento de errores, como por ejemplo la fea producción (normal para la época) y un problema de la voz y la guitarra en el que juntas cosas tienen un potencial muy bueno, pero deben separarse porque juntas cosas no se pudieron hacer con excelencia.

Keeper Of The Seven Keys Part I, lanzado en 1987, es el segundo álbum de larga duración. Con una capacidad de reacción increíble, la banda realizó los cambios que les podían afectar, Kai Hansen prefirió ceder al puesto de voz principal para dedicarse de lleno a la guitarra y la vez Michael Kiske entra como nuevo vocalista. El resultado fue evidente, la banda ahora se escucha más competitiva, los riffs que se emplean ahora sí dieron la vuelta de un abrumador Speed para convertirse en riffs más épicos y con una buena administración de la melodía, a la vez que los solos ayudan a realzar tantos estribillos pegadizos. La batería no hace mayor cosa en realidad, digamos que hace lo justamente necesario que es estar constante dándole golpes al ritmo de la guitarra; algo realmente agradable es el tipo de producción, que aunque esté muy cojo en nitidez de sonido, tiene una muy buena técnica de mezcla haciendo notar de forma constante al bajo. Y por último la voz tiene precisamente lo que necesitaba la banda, un hombre capazmente talentoso para arrojar notas altas y bajas con una melodía persistente.

Keeper Of The Seven Keys Part II, lanzado en 1988, es el tercer álbum de larga duración. Luego de haber lanzado una primera zaga que resultó fundamental para su propio estilo y el de todo un género, la banda ahora se lanza con la segunda zaga que pareciera mejor organizada y con un mejor énfasis de claridad/alegría. Siempre hay quienes critican este tipo de estilo dentro del metal, ellos mismos ayudan a estigmatizar el género en algo simplemente "monofacético" y no  como algo variado y rico en ramificaciones, en pocas palabras quien se opone a estas corrientes está negando que el metal sea "polifacético", cosa que en lo personal me parece muy grave; el Power suele ser criticado de cursi, y sin duda lo es en su mayoría, pero para todo hay gusto, hay cosas que suelen estar empacadas en sobres no muy accesibles para algunos. Pero ya dejando la generalidad para hablar de lo micro en este disco, podemos ver que banda a aumentado su sonoridad llevando arriba el contenido épico y con un fino uso de melodía. Y por último no hay que dejar pasar el punto de la voz, que con el perfecto tono logra hacer un magnifico enganche con la instrumentación.

Pink Bubbles Go Ape, lanzado en 1991, es el cuarto álbum de larga duración. Para la época la banda había pasado por dos grandes problemas, el primero se refería a la salida de Kai Hansen que sin duda fue lo más complicado de afrontar, y el segundo se refería al problema con su sello disquero, NOISE RECORDS, con el que terminaron en problemas y dando así finalización del contrato. Pero la banda continuó con gran fuerza para finalmente no acabar con esta leyenda... La banda seguía (y sigue) siendo criticada por algunos a quienes no les llama la atención las bandas tan cursis, pero aquí debemos ser rigurosos al afirmar que la banda sí cuenta con demasiadas secciones de "momentums felices", pero esto no necesariamente se traduce en un hecho negativo, ya que incluso sería eso lo que les daría su mayor reconocimiento, además heredado por una infinidad de bandas posteriores, de tal forma que es injusta su infravaloración. Estamos de acuerdo en que no es ningún clásico rotundo, pero las cosas no se hicieron mal en casi ningún sector, solo les faltó un poco de más contundencia, aun así se puede disfrutar el disco sin necesidad de renegar tanto.

Chameleon, lanzado en 1993, es el quinto álbum de larga duración. La característica principal de este disco es la variedad, es difícil pero tenemos que tratar de ignorar tan patética portada, muy desafortundamente la banda la embarró al colocar un error tan grande como ese porque no es para nada un secreto que en el Metal hay un interés mayúsculo por las portadas (todos hemos escuchado o dejado de escuchar discos por sus portadas), de tal forma que esto les ahuyentó escuchantes sin duda alguna; y eso precisamente es tan grave porque el disco no fue nada malo, no es mejor ni peor que el anterior debido a la diferencia que marcó.  Los riffs que han tomado unos caminos experimentales son los que hacen lucir al disco un poco diferente, es decir, la guitarra ha tomado el comando para sacar a la banda del Power tal y como lo conocíamos, pero esto no vino bien en la escena creando aun más controversia; los tempos bajaron dramáticamente por el enfoque tan interesante de probar otras cosas, otros caminos, otras fuentes.

Master Of The Rings, lanzado en 1994, es el sexto álbum de larga duración. Lamentable la banda tuvo que afrontar otro importante retiro, el vocalista Michael Kiske, dando así finalización a una importante historia del Power Metal. Pero como dice el refrán, "a rey muerto, rey puesto", a veces sale mal pero en otras mejor, en este caso sucedió la segunda con la estrategia de poner en la voces al talentoso Andi Deris que verdaderamente le dio un golpe al ego del aclamado Kiske, se ve un potencial increíble con este nuevo vocalista y eso siempre le vendrá de maravilla a cualquier banda. Al mismo tiempo en la instrumentación también ocurrían cosas magnificas, es una especie de mezcla persistente de todo su pasado para agregar mucho sello original, es decir, colocaron los elementos del clásico Power expresados en los "Keeper Of The Seven Keys" y lo complementaron con algo de la experimentación que tuvo lugar en el anterior disco, saliendo así una muy buena muestra de lo que significa vencer las adversidades para buscar victorias, toda una lección.

The Time Of The Oath, lanzado en 1996, es el séptimo álbum de larga duración. Acá se trata de darle una consistencia y estabilidad al nuevo curso de la banda que consistía en hacer Power Metal tal y como ellos lo inventaron con ligera experimentación, sin perder su propio estilo la banda continuó en una senda de fuerza y bastante diferenciada de sus primeros discos. En la guitarra por ejemplo se añadieron algunas partes de tecnicidad que suenan muy bien con los momentos de medio y tempo-aceleraciones, también cuentan con aparentes mejoramientos en los solos; sin embargo, hay que insistir de que este material es una continuación del anterior disco pero solo que este es un poco más estable. La voz continua dando una muy buena lección de canto, su tono que no es totalmente limpio pero tampoco sucio le da una sensación de más fantasía a la banda.

Better Than Raw, lanzado en 1998, es el octavo álbum de larga duración. Dejando atrás lo que tiene que ver con la historia de los "Keeper Of The Seven Keys", este disco pareciera darles pelea en cuanto a la calidad (repito, sin tomar en cuenta el factor de historia) en donde todo parece estar muy coordinado y enfilado para un disco grandioso. La guitarra desde el primer momento muestra riffs pesados, dejando atrás tanta blancura y "felicidad", pero lo mejor del trabajo realizado en la guitarra es que no escatima la melodía, la épica o el contenido pegadizo que tan reputados los ha hecho en el pasado. La batería es lo que hace sentirse orgulloso de que la teoría se puede convertir perfectamente en práctica, ya que es una de los rendimientos más prósperos del género que desde luego se ve retroalimentada de la guitarra y del importante bajo que se nota en la buena producción. Es igualmente de agradable la voz, al transformar su voz para que esté a tono con el alza de pesadez del disco.

Metal Jukebox, lanzado en 1999, es el noveno álbum de larga duración. Una banda tan grande y reputada como esta no podía caer en estas cosas que aun para la mayoría de bandas de reputación media son impensables, es decir, hacer un disco con canciones de Pop. Es verdaderamente un error fatal, no solo por haber elegido canciones que no fueran de Metal, sino aun más por no tener absolutamente nada para mostrar en ellas, ya se admitiría una banda que tenga elementos sinfónicos algún álbum de covers de Beethoven, o incluso para el amante de la novela algo adaptado de Shakespeare en donde se exijan retos porque no sería una tarea nada fácil, ¿Pero una banda de Metal hacer canciones lentas en las que ni el coro es pegajoso o potente? Verdaderamente es un disco del todo estúpido que raya con todos los parámetro de la banda y del género.

The Dark Ride, lanzado en 2000, es el décimo álbum de larga duración. Empiezan con una sensación en forma de "lavado de cerebro" después del rosa-estúpido anterior disco, algo así como poner un intro lleno de oscuridad, incluso la portada también es muy oscura, todo para volver a convencer de que son una banda seria de Metal, lo son no dudo su historial, pero aun así no se olvida ese anterior graso error... En materia de instrumentos, la guitarra y batería tienen en general una estructura que también se trata de inclinar por algo de Thrash para agilizar y endurecer canciones, pero hay que decir que muchas de las cosas se quedaron en solo una "apariencia" de rehabilitación, solo que el énfasis de apariencia no termina de gustarme porque no es algo hecho por neta inspiración sino por una "obligación" a la que se vieron forzados por el error cometido, un ejemplo de ello es la canción "Escalation 666" que insisto se hace por puro "lavado de cerebro", por aparentar que pueden ser una banda muy oscura, y la canción es un excelente ejemplo porque no está nada mal, no suena feo, pero sí lo está su intención psicológica. Bueno, aunque el disco no esté del todo "natural" o inspirado con neutralidad por lo menos no resultó en un error fatal, en todo lo que tanto insistí con la -campaña psicológica- que querían lograr es algo de pura interpretación, en otro caso el disco se podría escuchar y disfrutar bastante.

Rabbit Don't Come Easy, lanzado en 2003, es el décimo primer álbum de larga duración. Luego del absurdo disco de Pop y el otro con apariencia forzada de oscuridad, la banda retorna a lo que realmente sabe hacer, teniendo un equilibrio entre la magia y la seriedad de las canciones, todo con riffs felices, esa es HELLOWEEN más no una especie de intento mediocre de oscuridad, por lo menos no como lo hizo anteriormente. La velocidad en la guitarra y batería han llegado para adaptarse de la mejor forma, como muestra de la gigante reputación de la banda, con notas alargadas y un énfasis interesante de la melodía y la dualidad entre la sencillez y algo de deslumbramiento complejo de partes añadidas como solos de impresionante brillo, o el comportamiento vocal que también hace una tarea estupenda, de todas formas a Deris nunca le ha quedado grande la tarea de sortear las características y adaptarse con eficacia al sonido instrumental.

Keeper of the Seven Keys - The Legacy, lanzado en 2005, es el décimo segundo álbum de larga duración. Algunos han perdido la fe en HELLOWEEN para esta época y llamar a uno de sus discos recientes de esta forma (Keeper of the Seven Keys) les habrá parecido un error o una falta de respeto para con la historia de la banda y el género. Sin embargo, todos ellos están equivocados ya que afortunadamente no hicieron el ridículo, el peso de ese disco requiere de mucho trabajo y la banda lo ha logrado una vez más. La producción es de excelente calidad, organizando cada cosa en su debido lugar, por ejemplo es excelente el volumen que se le pone al bajo, ya que no es inaudible pero tampoco demasiado sobreactuado en alto volumen. La guitarra tiene la fuerza y vitalidad necesaria para dejar en claro, y de forma inspirada y segura, que sí es capaz de volver a lanzar otro clásico con tremendas canciones que sonarán como joyas en adelante. La batería también hace una labor muy buena, volviendo a recuperar la esencia de la precisión y variedad pura en la ejecución de tan importante butaca. Uno de los puntos que parecerían más complejos es la voz, ¡cálmense los fans de Kiske!, acá hay que admirar, o mejor dicho seguir admirando el talento de Andi Deris que como presente de la banda desde antiguas épocas, hace una labor estupenda, no se quedó atrás ni en lo más mínimo; así que es una injusticia calificar como menor la tarea de Deris con respecto a la de Kiske.

Gambling With The Devil, lanzado en 2007, es el décimo tercer álbum de larga duración. Sin duda alguna es una los mejores discos que ha sacado la banda y todo el género, en el que se vuelve a hacer uso de la oscuridad retomada de "The Dark Ride" pero en esta ocasión implementada como inspiración y gusto más no por obligación moral; las cosas desde que se hagan con convicción y seguridad es muy probable que resulte algo bueno en sus diferentes facetas, y este disco en particular salió más que bueno. La guitarra y batería tienen mucha fuerza en sus respectivos puestos en dónde siempre están tratando de agregarle variedad al asunto, apropósito de variedad es interesante cómo han retomado algo de la técnica que previamente habían usado pero de forma modesta, acá la oscuridad se combina con la técnica y con mucha rapidez. Los teclados le ayudaron a dar aun más gamas de sonoridad a la canciones, y aunque a muchos nos les gusten los teclados la realidad es que los teclados siempre serán la mejor solución para hacer una atmósfera acertada, claro, con su adecuada administración. Por último, la voz remata de la mejor forma, durante las canciones se deja en claro que Deris puede cantar en todos los tonos, le sale de maravilla el tono alto-melódico, el bajo-oscuro, los gritos veloces, y hasta las partes habladas.

7 Sinners, lanzado en 2010, es el décimo cuarto álbum de larga duración. Se conocieron por sus tremendos riffs veloces con su aspecto pintoresco de felicidad pero una vez tocaron fondo con un disco de un maluco Pop, trataron de arreglar su identidad y de ahí para acá han trabajado de forma dura y constante con riffs igualmente de veloces pero ahora oscuros... De hecho en esta oportunidad la producción también cambió en ese sentido, ahora buscando un sonido más duro. La batería tiene un importante papel, ya que no llega a mostrar grandes cosas, pero las que muestra las hace de una forma muy precisa y en todo caso en apoyo de la guitarra; hay que decir que el protagonismo es de los riffs que una vez más lucen oscuros y con un tono de producción muy áspero (casi al borde de la exageración). Los teclados una vez más hacen presencia de una forma adecuada y en algunas veces hasta protagónica, brindando una buena atmósfera a las canciones. La voz esta vez no es tan espectacular como la del anterior disco, pareciera que el asunto radica en que ahora se centró demasiado en un tono alto y pesado, casi Thrash; y por tanto se extraña la variedad vocal de la que él es capaz.

Straight Out Of Hell, lanzado en 2013, es el décimo quinto álbum de larga duración. Alegra mucho  cuando una banda de vieja escuela saca buenos discos hoy en día y llena de mal genio cuando no es así, pero en este caso sucede lo primero, HELLOWEEN se ha sabido sacar de entre la manga otra gran pieza que quedará para la historia de los vencedores. Ahora con una producción mucho más oportuna para el Power Metal, que suena apenas lo suficientemente dura y nítida. La guitarra además de continuar por la senda de la pesadez, también le agrega una vez más la melodía como en las viejas épocas, los riffs tienen un interesante equilibrio sonoro entre lo áspero y lo melódico, que finalmente se traduce en ritmos pegajosos, rápidos y frescos. La batería con una gran estabilidad logra subir su propia calidad, esta vez pareciera con más sed de protagonismo, cosa que le viene muy bien a la banda. Y la voz también trae buenas nuevas, ya que el tono pareciera un poco más clásico, si bien aun no logra ser tan variado y brillante como en "Gambling With The Devil" pero tampoco tan estático como en el anterior disco, aquí el tono es más armónico y se fusiona bien con los tempos de la música.

1985 - Walls Of Jericho

1987 - Keeper Of The Seven Keys Part I

1988 - Keeper Of The Seven Keys Part II

1991 - Pink Bubbles Go Ape

1993 - Chameleon

1994 - Master Of The Rings

1996 - The Time Of The Oath

1998 - Better Than Raw

1999 - Metal Jukebox

2000 - The Dark Ride

2003 - Rabbit Don't Come Easy

2005 - Keeper of the Seven Keys - The Legacy

2007 - Gambling With The Devil

2010 - 7 Sinners

2013 - Straight Out Of Hell

4 comentarios: