xat

repro

Sorry this site have a flash based native radio and needed adobe flash 8+ support.
Download Flash here.

lunes, 3 de junio de 2013

SYMPHONY X - Discografia



Nombre: SYMPHONY X
Género: Progressive Power Metal
País de Origen: Estados Unidos

Un murmullo se originó en el mundo durante 1994, cuando el guitarrista llamado Michael Romeo empezó a formar su propio camino. Éste hombre rápidamente creó un demo titulado "The Dark Chapter" en 1994 y lo envió a unos cuantos sellos discográficos, de los cuales le resultó el plan con eficacia y así fue lanzado al mercado; hay que anotar que este demo se hizo como trabajo independiente, es decir, bajo el rotulo de "Michael Romeo". Parecía que una nueva revelación en la guitarra había nacido, dando a conocer al mundo su inmenso talento de forma inmediata y sincronizada, ya que luego de su "golpeada" en los sellos disqueros, pronto se puso en marcha la creación de una nueva banda que agitaría el género del Power y el Progressive de Estado unidos. Con una innovadora mezcla de heavy metal, rock progresivo y sonidos neo-clásicos, Romeo y sus hombres finalmente crearon a SYMPHONY X, grabaron un álbum debut, con el nombre homónimo (lanzado en Japón en 1994, y lanzado a nivel mundial en 1995), que comenzó su épico viaje para crear música innovadora y al mismo tiempo darle el impulso a las nuevas generaciones de bandas de metal progresivo a seguir como ejemplo.
The Damnation Game, celebró la segunda parte de la banda, pero ahora con una voz carismática, profundamente emocional e implacablemente agresiva de Russell Allen, como el nuevo miembro permanente. Luego con Divine Wings Of Tragedy, que hace hincapié con una mayor aproximación de la progresividad y un virtuosismo mayúsculo de la banda; el resultado es que hasta hoy es considerada como una obra maestra de SYMPHONY X. Luego con la tercera obra, Twilight In Olympus, llegó amenizado aspectos clásicos de la banda, por ejemplo con el instrumental "Sonata" (que se basa en el piano Sonata No.8 "Pathetique" de Ludwig van Beethoven). Pero a SYMPHONY X no le bastó con el enorme éxito que ya venían teniendo, así que siguieron trabajando duro sin dejarse "coger la noche" en materia discográfica; de esa forma lanzan "V: The New Mythology Suite", en donde el quinteto entregó su primer álbum conceptual, durante el cambio de milenio, y que se ocupa del mito de la Atlántida. Y al mismo tiempo que se fortificaba como conjunto, le apostaron a una serie de experimentaciones y pruebas visuales que la banda podría fácilmente incorporar su material complejo en el escenario durante el futuro cercano. Y finalmente, en su época más madura y experta, lanzan una serie de trabajos que inicia con "The Odyssey", que significó un verdadero paso a ilustraciones más épicas (en este caso, la obra griega de la Odisea escrita por Homero) y mágicas, típicas del Power Metal, cosas que incluso se notan en su arte de caratula. Y luego, para cerrar este bloque de la -diferenciación- y desarrollo del estilo de la banda encontramos a "Paradise Lost", que es orientado hacia el poema homónimo del poeta ingles John Milton, y que verdaderamente logra plasmar esa belleza del arte... Sin embargo, estos dos discos son atípicos y distintos entre sí, ya que primeramente se da una paliza feroz en "The Odyssey" (2002) de quien se dice que es el álbum más agresivo de la banda hasta la fecha; y "Paradise Lost" (2007) que es la obra más oscura y gótica en la discografía de la banda.
Teniendo en cuenta esta historia consumada de la creación prolífica de la banda, siendo unos perfectos conocedores del Progressive Power, pueden preguntarse cómo la banda, posiblemente, podría dar un paso más adelante en la innovación y originalidad. La respuesta viene del propio vocalista, Russell Allen: "Iconoclast ofrece un resumen de nuestros trabajos anteriores y un posicionamiento musical de SYMPHONY X en la segunda década del nuevo siglo." Mientras tanto, Michael Romeo, quien subió el listón enormemente con su trabajo de guitarra, declara: "Este disco sólo será accesible al oyente después de varias escuchas. Ese era nuestro objetivo, de lo contrario no habría tratado de crear un álbum con múltiples facetas y con profundidad que diera placer a nuestros fans por mucho tiempo"
Sin lugar a dudas es una banda con mucho por ofrecer, claro, para quienes sean amigos de las corrientes progresivas del Rock, Heavy y Power.


Symphony X, lanzado en 1994, es el primer álbum de larga duración. La claramente empezó con pie derecho, como tiene que ser en una banda que aspire a evolucionar y darse a conocer ante el mundo, sin embargo, este trabajo es muy poco valorado al pasar casi desapercibido; y esto tiene sus causas probables que mencionaré rápidamente. Empezando con la producción que lució un tanto tímida, pareciera no acoplarse del todo con la progresividad de la música ni mucho menos con una adecuada mezcla, que exigen los teclados como parte fundamental en el Power y más en facetas tan progresivas como la de esta banda. En el sector de la guitarra prácticamente no hay quejas, desde la propia historia de la banda se puede ver que el guitarrista Michael Romeo es quien lleva la batuta en la estructura musical; es muy protagónico el papel con riffs bastante inclinados hacia la corriente neo-clásica, se percibe por todos lados, pero la gran facultad es que se saben utilizar dentro del metal. La batería en estas corrientes no se trata de mostrar cosas demasiado exuberantes o fuera de serie, y así se comportó, con buena participación. La voz es seguramente el mayor problema acá, Rod Tyler sencillamente se comporta como un vocalista completamente inmaduro, y el problema no es su tono, ya que en la cantada está bien, el problema se encuentra en los coros; en el momento de hacer notas altas o largas, su voz parece quebrarse, no tiene la capacidad mostrar pericia en lo que llamaríamos popularmente como "pulmón", no tiene la fuerza necesaria. En general no se hizo un buen trabajo vocal, sin embargo, el hombre trató de esforzarse, por ejemplo en la canción Shades Of Grey, en donde se iba logrando la tarea en los notas largas de una balada, pero continuaba en mora con los coros de alto alcance. Éste seria su primer y último performance en la banda...

The Damnation Game, lanzado en 1995, es el segundo álbum de larga duración. Como se decía anteriormente, Tyler no dio la talla, y la banda hizo una espectacular hazaña al conseguir un vocalista que tuviera el mismo tono de Tyler pero con más potencia; de esa forma reclutan a Russell Allen, un vocalista más capaz y mucho más maduro. La producción mejoró sustancialmente, pero aun le hace falta un poco de poder, ya que la mezcla está bien, todo se escucha con facilidad pero el tono es realmente muy delgado. La guitarra continua haciendo de las suyas con riffs progresivos y con un muy buen balance entre lo pesado y lo neo-clásico; adicional a eso los solos son acompañados de unas piezas de teclados muy inteligentes que juegan muy al favor de la melodía épica de la música. El bajo y la batería también son puntos que se hacen notar por su crecimiento, se juegan increíbles segmentos tanto en los solos de bajo como en los momentos álgidos de percusión. La voz de Allen como decía es nueva, y aunque aun le hace falta acoplarse más a la propuesta de la banda, sí es seguro que ayudó muchísimo al equilibrio general del sonido.

The Divine Wings Of Tragedy, lanzado en 1997, es el tercer álbum de larga duración. Con un mejor acople entre los miembros del equipo siempre se logran mejores resultados, esa es una regla casi obligatoria en todos los casos y temas del trabajo mancomunado. El equipo ha tenido las potencialidades de lograr grandes resultados acá, desde la composición hasta la producción que empieza a lucir cada vez más apropiada. El trabajo de guitarra, batería y bajo, tienen su respectivo protagonismo en ese orden; ahora con un poco más de fuerza se les nota más deseosos de poder, al mismo tiempo que sus habilidades parecieran estar en su apogeo. Por lo tanto este disco es perfectamente considerado como una joya del género y de las progresiones a nivel general. La voz recorre diferentes tonos, cosa que la hace ver en su propia cúspide de maduramiento y variedad.

Twilight In Olympus, lanzado en 1998, es el cuarto álbum de larga duración. Ahora la vuelven a hacer en grande, en forma de continuación de la anterior obra, la calidad continua de forma muy épica e interesantemente progresiva. La producción lució perfecta, qué gran remontada en los diferentes aspectos la de ésta banda, solo los grandes proyectos logran evolucionar tanto como ellos lo han hecho; por ejemplo el bajo se logra escuchar con facilidad, cosa que lo hace tan rico de escuchar. La guitarra, ahora mucho menos ayudada de teclados, pareciera tener una faceta más robusta y agresiva, no es que los teclados no existan, solo que tiene mucho menor aparición y hasta calidad, así que es un gran paso adelante a la fuerza liderada por la guitarra y ciertamente un retroceso para la fantasía, y más con la fuerza que brinda la rigidez sonora del bajo que como ya se dijo es totalmente percibible. Y la voz con un poco más de experiencia continua demostrando su impecable presentación.

V: The New Mythology Suite, lanzado en 2000, es el quinto álbum de larga duración. Aquí se exhibe un camino distinto, es prácticamente el puente entre dos terrenos diferentes, primeramente entre las joyas de la banda (sus tres anteriores discos) y su cambio sustancial de estilo (sus posteriores discos); de esa forma no queda muy complicado entender a este disco como un engranaje entre lo pre y lo post. Sin lugar a dudas es un disco controvertido, ya que en materia de producción fue muy regular, por no decir que mala, también pasa por la composición pero el punto en concreto es que el bajo no volvió a escucharse con comodidad, eso le resta muchos puntos. Su énfasis es hacia la orquesta, por lo que la guitarra con sus riffs son un poco menos protagónicos con respecto a los solos neo-clásicos que fueron más evidentes que nunca y más aun con la ayuda que le da la "revivida" de los teclados. La voz continua siendo muy buena, aunque hay menos parte cantada por darle paso a la instrumentación predominante.

The Odyssey, lanzado en 2002, es el sexto álbum de larga duración. Acá empieza a mostrarse la transformación de la banda, sin ser menos interesante la gente suele criticar más este cambio, con el que apropósito la banda pareciera sentirse más cómoda. La producción no fue del todo buena, se perdió el bajo y aun no ha regresado, pero sin contar eso es un trabajo apenas decente. La batería ahora pareciera más integrada con la guitarra y teclado, ya que se forman más momentums de fuerza, así es, más fuerza. En general este disco pareciera un parcial abandono de la progresividad para una concentración en la extravagancia de poder, claramente más similar a un Power fuerte que a otra cosa. Y la voz también pareciera experimentar con algunos tempos y tonos, especialmente con un color vocal más grueso. Como nota, es importante resaltar que este disco es un concepto tomado del libro clásico en la historia-mitología griega, obra que todos conocemos en el estudio de la historia de Grecia, "La Odisea" es un excelente tema, ademas de que todos la conocemos, son temas que se ajustan mucho al Power Metal inteligente y que en todo caso son tópicos que parecieran muy interesantes de trabajar.

Paradise Lost, lanzado en 2007, es el séptimo álbum de larga duración. En este nuevo camino, la banda pareciera perfeccionar la faceta, ya no está tan poderoso como el anterior trabajo pero aun lo es, digamos que tiene un poco más de variedad. La producción aun no se recupera del todo, es un sonido robusto que dificulta una excelencia en la producción y sobre todo en el sector de la mezcla. La guitarra sigue enviando riffs con un tono poderoso, muy a lo artillería vista desde esta perspectiva genérica, mientras los solos y teclados tratan de darle la brillantez necesarias que dicho sea de paso le dan aval para que la voz también suavice su tono. La batería no tiene el mejor tono, pero por lo menos tiene el rendimiento necesario para decir que es un trabajo sólido. Y la voz, como se decía anteriormente, tiene varios tonos como es típico con Allen, pero se distinguen especialmente dos tonos, el fuerte y el suave. Luego, se puede decir que eso es bueno para la variedad de la música, pero si de trata de gustos, me parece que a él no se le da muy bien eso del tono agresivo, me quedo con el tono suave.

Iconoclast, lanzado en 2011, es el octavo álbum de larga duración. El anterior disco fue muy bueno, con algunos errores pero en general estuvo muy bueno; caso muy contrario a este, donde la temática de robots al comando del mundo está más que ultra-trillada, obsoleta, y eso no simpatiza de a mucho para una persona que valore no solo a la banda sino al género. La orientación que han tomado de hacer música más fuerte en este disco pareciera que no se logró con seriedad, además de la perdida sincronizada de progresividad, también se deterioró el rendimiento de los teclados, claro, habrá gente a quien le agrade el sonido medio moderno del tono y especie de los riffs, pero en términos generales no les queda bien esa faceta, mirando su historia hay muchas más cosas por las que se podía trabajar, pero la banda cayó en un hueco repetitivo en la que no se expone mayor cosa; aburren los riffs copiados en una parte y otra, eso se llama relleno, no hay que negarlo. La batería apenas cumple con un papel, y en realidad no se puede encajar muy bien ya que la guitarra no se toma muy en serio. Y la voz está básicamente fea, los riffs le ayudan a un ritmo moderno que la voz imita de forma insuficiente y poco original.

Underworld, lanzado en 2015, es el noveno álbum de larga duración. Después de una buena espera SYMPHONY X se vienen con otro capítulo de su interesante carrera y sin ningún temor me arriesgo a decir que será uno de los mejores discos del año, sino el mejor. No es un trabajo conceptual pero está cerca de serlo, con la inspiración del infierno de Dante, primera parte de la Divina Comedia, desempeña un papel protagonista en las letras. Especialmente en lo que respecta a la historia de Orfeo bajando al inframundo de Hades para rescatar a Eurídice. Tomando una fuente tan importante de Dante Alighieri era una obligación para los músicos el hecho de sacar algo a la altura y ciertamente lo han logrado; los riffs son fuertes y variados con su esencia oscura, los solos no son del montón sino que logran ser magistrales, la batería es la estocada final en la tragedia y la voz es de talla monumental. Los tipos son unos excelentes orquestadores de importantes novelas clásicas (como La Odisea, también anteriormente realizada) que han quedado en lo más alto de la historia; sus fallecidos autores originales se sentirían orgullosos del trabajo de SYMPHONY X y les darían el guiño. En la portada vemos nueve círculos, los cuales ilustran los nueve círculos del infierno de la Divina Comedia.

1994 - Symphony X

1995 - The Damnation Game

1997 - The Divine Wings Of Tragedy

1998 - Twilight In Olympus

2000 - V: The New Mythology Suite

2002 - The Odyssey

2007 - Paradise Lost

2011 - Iconoclast

2015 - Underworld
Descargar Aquí

6 comentarios: