xat

repro

Sorry this site have a flash based native radio and needed adobe flash 8+ support.
Download Flash here.

lunes, 13 de mayo de 2013

STRATOVARIUS - Discografia



Nombre: STRATOVARIUS
Género: Melodic Power Metal
País de Origen: Finlandia

Este gigante del Power Metal empieza su travesía en 1984 en Finlandia bajo el nombre de BLACK WATER. Durante 1984 y 1986 pasaron por una serie de cambios en su alineación, estilo y hasta una nueva titulación antes de que la banda encontrara su propio rumbo. Los miembros fundadores fueron Tuomo Lassila, Staffan Stråhlman y John Vihervä. En el año 1985, el nombre había cambiado a STRATOVARIUS (una combinación de Stratocaster y Stradivarius); enseguida el guitarrista/vocalista Timo Tolkki entró a la banda, en reemplazo Stråhlman.
Timo Tolkki se convirtió en la fuerza motriz y el cerebro de la banda, asumiendo el control relativamente completo de la composición de canciones. Él trajo consigo no sólo fuertes influencias de Rock, sino también muchos un tintes Neo-clásicos. La banda lanzó un demo a varias compañías discográficas en 1987, siendo finalmente reclutados por CBS Finland. En 1989, su álbum debut Fright Night fue puesto en libertad, tras dos exitosos singles. Después de haberse terminado la relación con CBS, la banda pasó por varios cambios de integrantes, pero se las arreglaron para lanzar un segundo álbum con otra etiqueta. En 1994 lanzaron su tercer álbum, Dreamspace, con el nuevo bajista Jari Kainulainen, y después de eso, un cantante a tiempo completo se unió a la banda, Timo Kotipelto. El lanzamiento de Fourth Dimension (con Kotipelto en la voz) en 1995 fue un gran éxito, pero las diferencias internas en la banda, en especial sobre la dirección musical a futuro, provocaron la salida del baterista Tuomo Lassila y el tecladista Antti Ikonen. Después de estos tropiezos en el personal, dos nuevos miembros no finlandeses fueron contratados, el teclista sueco Jens Johansson, de YNGWIE MALMSTEEN, y ​​el baterista alemán Jörg Michael. De esa forma con el quinto trabajo, titulado Episode de 1996, STRATOVARIUS finalmente había encontrado su sonido y tenía una fuerte y diversa formación. Episode dio lugar a algunos de los mayores éxitos de todos los tiempos de la banda. Esta formación lanzó tres álbumes de gran éxito en los últimos años, en 1997 Visions, en 1998 Destiny, e Infinite en 2000. Con cada álbum, su fama y su base de seguidores se expandió de forma descontrolada, comenzando a ganar una fuerte reputación fuera de Europa, sobre todo en Japón.
En junio de 2005, Jari Kainulainen dejó la banda y fue reemplazado por Lauri Porra; esto empezó a marcar en inicio de la desgracia para la banda, ya que las nubes oscuras se estaban posicionando en el camino de la banda una vez más. En 2005, la etiqueta con la que venían trabajando, SANCTUARY RECORDS, estaba empezando a tener graves problemas financieros. Finalmente la casa disquera se derrumbó justo cuando el álbum numero once fue puesto en libertad, paradójicamente era el disco homónimo de la banda. La banda tocó más de 100 conciertos sin ningún apoyo de su compañía discográfica, apareciendo en numerosos festivales, y comenzaron un largo período de una extensa gira por toda Europa, Japón, América del Sur y unas cuantas fechas junto a HAMMERFALL, a pesar de la crisis pero con una buena administración.
En abril de 2008 STRATOVARIUS salió de sus problemas legales con la disquera por los contratos firmados que la banda quería deshacer debido a la banca rota de la compañía, produciéndose así un acuerdo entre el sello y la banda, que finalmente se finiquitó durante los finales de ese mismo año. Cosa que les dio más motivación, produciéndose así una explosión de energía creativa se materializó debido al empeño de la banda y al ingreso del guitarrista finlandés, que era joven y con mucho talento, Matias Kupiainen (luego también dando sorpresa como productor de la banda). De esa forma, "Polaris" fue grabado en el otoño de 2008, en donde se mostraban potentes melodías que se mezclaban con arreglos sofisticados. Muchas revistas de metal escribieron sobre Polaris, como un álbum digno y potente de STRATOVARIUS, algunos incluso lo llaman el mejor desde "Destiny", alabando sus melodías brillantes, enfoque positivo y estilo vivo. El último concierto de su gira mundial del Polaris fue el 21 de agosto de 2010 en el Festival Jazztori en Lahti; luego vendrían otras muy exitosas de los discos posteriores. Finalmente y con mucha energía la banda continuo escribiendo material de primera, cosa que los ha llevado a la cima de su genero y como una de las bandas más prestigiosas que ha sabido afrontar las dificultades sin rendirse, sino con mano fuerte frente a las decisiones cruciales y con una gran dedicación al momento de crear.

Fright Night, lanzado en 1989, es el primer álbum de larga duración. Es tristemente un trabajo muy subestimado, pero se pueden notar muchos momentos que dejan entrever un talento increíble, que vendría poco después; este es sin duda uno de los primeros discos de Power Metal, por lo que parece tan triste que no se tome más en cuenta. Aunque la música tiene características de oscuridad, la producción es medio suave, y por lo tanto el contenido se torna tan inclinado a la onda más limpia del Heavy. La guitarra y batería debutan de una forma bastante agradable, contienen momentos muy interesantes que hacen disfrutar mucho el ritmo que es melódico, como se esperaría, pero también con la simplicidad heredada claramente del Heavy y el Thrash, por tanto aun la banda no pareciera nada progresiva; los teclados en realidad pasan casi por debajo de las ramas. Y la voz contiene un color estupendo, una potencia envidiable para muchos y con un tono que siempre está poniendo el énfasis hacia lo melódico, es por eso que es tan pegajoso.

Twilight Time, lanzado en 1992, es el segundo álbum de larga duración. Corrigen errores, perfeccionan y experimentan un poco, como es típico en una gran banda, y a decir verdad le atinaron casi a todo, esta entre los discos fundadores del Power fuerte, y además los toques de sinfonía crecieron. La guitarra sí que la supo hacer, tiene unos magníficos riffs que se complementan de forma estupenda con solos melódicos y fuertes. La batería también aumento su caudal de fuerza, con ritmos que la llevan a protagonizar muchos momentos se puede decir que es tema para admirar en el género. Los teclados tienen más fundamento y figuración dentro de la producción, casi que se alcanzan a fusionar con la melodía  aunque aun se nota un poco de timidez en este sector y en las progresiones. Por ultimo, la voz sigue con su papel optimista de melodía y potencia, pero en este ultimo sector aumentó su capacidad.

Dreamspace, lanzado en 1994, es el tercer álbum de larga duración. Oscuridad por doquier, así fue pensado el disco y les salió casi que excelente, no puedo decir que es el mejor de la historia en su especie, pero lo que sí puedo asegurar de forma clara es que es uno de los mejores indiscutiblemente. Posee una grandiosa producción que supo administrar la oscuridad, los instrumentos también juegan todos en el mismo plano, la oscuridad. La guitarra exhibe riffs fuertes, melódicos y con mucho misterio, los solos son bien pensados y perfectamente estructurados en las canciones; la composición y producción es tan magnifica que se puede escuchar claramente el gran aporte del bajo. Se podría decir que es una pieza impulsada por 4 ejes estructurantes, y perfectamente perceptibles: guitarra, batería, bajo y teclados, estos últimos no tienen independencia, ni son los que mandan, pero sí tienen una gran labor de coalición en las atmósferas oscuras o de sensaciones. Y la voz también fue portadora de ese énfasis por el misterio, de hecho tiene algunas similitudes con BLACK SABBATH.

Fourth Dimension, lanzado en 1995, es el cuarto álbum de larga duración. Acá se presento un importante cambio, el papel de voz lo deja Timo Tolkki para definitivamente cogerla Timo Kotipelto; aunque se llamen de la misma forma y su voz tenga varias similitudes, Kotipelto tiene más dominio de los colores y tempos. El intercambio de vocalistas significó un viraje de la música hacia algo que era oscuro a algo épico, así se ha vuelto la música, y aunque no abandonan del todo las partes misteriosas parece más evidente lo épico (hasta en la caratula). La guitarra y batería tienen una muy buena relación para crear armonías originales y pegajosas, además de una buena variedad en materia de tempos y estilos; los teclados ayudan de forma muy consiente a crear básicamente la -sensación- que normalmente se va inclinando cada vez más hacia la balada y lo progresivo. La voz mejoró sustancialmente, aunque Tolkki tenia muy buena voz (en el anterior disco como lo mencioné se acercó de forma moderada a BLACK SABBATH), Kotipelto lo dejó básicamente chico en su rol como vocalista de STRATOVARIUS, por su imparable dominación, poderío y excelente  variedad vocal; por ejemplo no creo que fácilmente se vea un vocalista que alcance unas notas tan altas como él lo hace.

Episode, lanzado en 1996, es el quinto álbum de larga duración. Esta transición en la música continua, por ahora de forma modesta, dentro de lo que más se destaca en cuanto a cambios es la notoria frenada en los tempos, pero esto también se debe a la época, ya que grandes bandas de Heavy Metal empezaban a experimentar con un poco de lentitud de forma muy notoria. La producción sigue haciéndolo de forma magistral, destacando cada uno de los instrumentos para que estos pongan su granito de arena a esta gran pieza musical. La guitarra y el bajo parecen haberse empezado a acercar con grandes logros, que como es pensable, tienen una mayor ambientación debido a la mancomunada con los teclados, también. La voz continua en su tarea de desarrollar a la banda por la corona del género.

Visions, lanzado en 1997, es el sexto álbum de larga duración. Estos chicos la volvieron a hacer en grande, esta vez con un par de cambios importantes, cosa que heredaron y perfeccionaron del anterior disco; el primer factor de cambio es la velocidad, acá claramente es más rápido, también es importante mencionar la nueva utilización de los teclados, que ahora no hacen parte únicamente de los intros, solos o sensaciones esporádicas, sino que ahora se han mezclado en la estructura propia de la música, es un cambio increíblemente bueno. Con estos cambios la banda logra tener más originalidad, de hecho en medio de las ideas en materia de riffs y solos con ayuda de la batería y teclados es que la banda retomaría varios aspectos para desarrollarlos como propios en sus siguientes discos. Podríamos decir que STRATOVARIUS en esta época se está luciendo en todos los aspectos, la química de los músicos está mejor que nunca, se nota de principio a fin, las re-estructuraciones de los instrumentos son en beneficio de la variedad de la banda, ya que hay canciones casi de todo tipo, tanto rápidas, épicas, baladas y otras que se van por la tranquilidad. Además la voz sí que sabe exhibir estas cuestiones, Timo Kotipelto le pone la velocidad, el tono y la energía necesaria a cada una de las canciones conforme a su temática.

Destiny, lanzado en 1998, es el séptimo álbum de larga duración. Esto no es apto para los detractores de la melódica épica y bella, de las voces limpias y altas, ya que STRATOVARIUS ha desarrollado estos factores mejor que cualquier otro, quizás, sin olvidar otras bandas grandes que también han sabido hacer lo suyo como como HELLOWEEN (indudablemente), BLIND GUARDIAN o GAMMA RAY. El trabajo épico y melódico se sigue realizando de forma muy acertada, les luce perfecta esta faceta, ayudada de un poco de variedad como las estupendas baladas y los tonos un poco oscuros. Se le puede tildar de cursi, sin embargo, es parte de su estilo en sus estructuras, los riffs pueden ser fuertes y con mucha tendencia progresiva al interior de su melodía (eso es clave), y los teclados ayudan a dicha labor dando originalidad (cosa que aman unos y odian otros). La batería es un buen síntoma de la variedad, porque siempre está representando de forma protagonista cada uno de los tempos y estilos, calmándose y/o acelerando cuando debe ser oportuno. Kotipelto sigue teniendo su tono magistral, gritando de forma muy alta, siempre demostrando de lo que está hecho; uno de los mejores en su estilo, y cuando digo esto me refiero a que él está en el top-5 de los vocalistas más vigorosos y con mejor tono alto logrado.

Infinite, lanzado en 2000, es el octavo álbum de larga duración. La polémica estalló en este momento, y realidad hay argumentos de odio bastante estúpidos como calificar a la banda como una -manada de gays- por una mala jugada en la canción "Mother Gaia", el error sí existe, las cosas no consisten en tapar y pasar por alto los errores sino de criticarlos de forma respetuosa y en todo caso con ética y responsabilidad; claro, para los que se quieran meter a opinar y hablar, el que no tenga conocimientos, fundamentos y ética ni para qué habré la boca... La guitarra contiene unos cuantos muy buenos riffs que sacan de alguna forma muy buena la cara por el disco, y aunque existan rellenos, prefiero valorar más las cosas buenas que mostraron. No veo por ninguna parte que se hayan vendido o algo por el estilo, simplemente (y a partir de acá) van a entrar en una onda muy experimental. Los ritmos inclinados hacia un uso de música clásica y mucho cliché del Power están latentes, y ahí es donde la critica malsana debe moderar su tono, ya que para criticar algo por lo menos se debe saber algo fundamental del género; a ellos no les sale mal la faceta de cliché, quizás sí un poco la de música clásica, sin embargo hay que permitirles experimentar con estas facetas. La voz después de un excelente comportamiento, también quiso empezar a jugar con un par de cosas, unas les salio bien y otras no tanto; de las buenas se encuentra el canto épico  le salió muy bien, por el otro lado le salió muy mal el intento por adelgazar la voz demasiado, de volverla casi sentimental, es un mal intento tratar de hacer una voz femenina (y en esto hay que tener respeto, no hay que llamarlo gay, creo que todos los seres merecemos respeto).

Elements Pt.1, lanzado en 2003, es el noveno álbum de larga duración. Como los grandes, frente a criticas malsanas e insultos la banda continuó haciendo lo que le daba la gana; y hay que decirlo, este camino progresista y neo-clásico les sienta bien pero se presta para mucha controversia. De todas formas se ve que corrigieron unas cuantas cosas mal logradas del anterior disco, como el infortunio en materia vocal y la producción que es poco más neutral, orgánica y menos excesiva; cosas por las que el anterior disco pareció tan debatido, este con otras dimensiones, unas con la profundización de la progresión y otras con la inteligencia de corregir, se dimensionaron un nuevo escenario y me parece que no les salió nada mal en esta ocasión. Hay que valorar este disco, por ejemplo las canciones "Soul Of A Vagabond", "Fantasia" y "Elements" (esta ultima canción es una total epopeya) son fantásticas desde el punto de vista de sus riffs progresivos/neo-clásicos y con la ayuda de los teclados que dan tanto contenido épico. En materia vocal es bastante buena la labor, y ademas de Kotipelto en su tradicional rol, también Tolkki le sirve como apoyo corista (en realidad desde el anterior disco).

Elements Pt.2, lanzado en 2003, es el décimo álbum de larga duración. Definitivamente todo lo que hacen estos chicos les sale bien, ya que antes de dar pasos en falso se aseguran de que el experimento esté bien fundamentado y sobre todo de darle continuidad, eso es este disco, como hasta su titulo nos lo indica es la segunda parte de la primera saga de "Elements"; en general es más versátil que la primera parte, es más emotivo y variado, cosa que le ayuda bastante en esta nueva faceta; la producción lució estupenda, parece que todo lo supieron acomodar en su sitio y con el énfasis deseado. La guitarra, bajo, batería y teclados están bien compactados para lograr algo de su sonido característico  y por supuesto, varias cosas de elementos progresivos y neo-clásicos, aunque ahora tienen más inclinación por las baladas. La voz se ha dado un tiempo para hacer las cosas con más cautela y madurez, ya no son tan frecuentes los gritos por acá y por allá, sino que en medio de la música suave el tono y tempo vocal se ajusta muy bien al contexto musical. Es un experimento más que exitoso...

Stratovarius, lanzado en 2005, es el décimo primer álbum de larga duración. No es del todo malo como muchos lo señalan injustamente, de hecho no veo canciones malas, únicamente errores grandes al interior de todo el disco, cosas que si hubiesen sido más administradas sencillamente el disco hubiera sido una pieza muy solida. De todas formas hay que tener en consideración que la banda casi que se termina por el altercado legal que se mencionó en la introducción-biografía. Por ejemplo la producción es uno de los puntos que más mal hacen ver la música, realmente se equivocaron, como también hay un pésimo comportamiento de batería, que sino fuera por el resto de instrumentos este disco hubiera sido un desastre, de hecho es uno de los puntos por lo que más lo señalan negativamente; es cierto la batería es pésima  hay que resaltarlo, parece una batería rockera o en el peor de los casos medio Pop. Sin embargo, hay cuatro puntos buenos acá, y estos son la mayoría por lo que el disco me parece bueno, es algo así como un 2 (producción y batería  Vs 4 (guitarra, bajo, teclado y voz). Esto tiene que ver con la guitarra que ahora con riffs un poco más sobrios hacen una muy buena labor, claro que también ayudados de una respetable labor del bajo y un teclado con una adecuada consistencia y desarrollo, pero de nuevo juega en contra la producción, el teclado tiene una magnifica composición pero casi siempre molesta el tono que le pusieron; el argumento de esto es la primera canción, Maniac Dance, excelente track pero que comienza con un feo sonido de teclado. Y por el lado de la voz podemos darnos cuenta el gran potencial que tiene Kotipelto, él casi nunca ha fallado, siempre está haciendo cosas sobresalientes como se ha dicho en todos sus discos; de hecho la voz lleva grandiosamente arriba varias canciones con estupendos estribillos y coros que no iban del todo bien en la instrumentación.

Polaris, lanzado en 2009, es el décimo segundo álbum de larga duración. Un cambio era pensable después del decente pero defectuoso anterior disco, aunque ese disco hubiese tenido una buena batería no daba la talla de una banda de primer nivel como STRATOVARIUS; los cambios se dieron casi que radicalmente, la producción giró 180 grados, eso era lo que realmente necesitaba la banda, un sonido más real y al mismo tiempo potente que no sonara artificial; una composición más dinámica y progresiva que retomara la gloria de la banda. Ahora con el nuevo guitarrista, Matias Kupiainen, sirve como sangre fresca a la composición y con bastante potencial para seguir explotando. La batería también ha mejorado, aunque no es estupenda sí se puede decir que es una percusión decente de Power Metal. Los teclados tienen un sonido épico; es bello que suenen de esa forma, un poco más real y amoldada a la música y no tan feo como en el anterior disco. La voz se mantuvo con su rol tradicional; en general es un paso en este y en todos los factores muy a su favor.

Elysium, lanzado en 2011, es el décimo tercer álbum de larga duración. Retomaron la marcha para seguir avanzando, ya la banda había demostrado en toda su historia que sus nuevos mini-tiempos o etapas las hacen muy bien pensadas y con espíritu de continuidad, no es para nada una banda -pica flor- que no se decide por nada en el cortísimo tiempo, sino que se inventan unas eras bastante exitosas y hasta no tener un éxito real de exprimida en la misma etapa no la abandonan, luego de eso se inventan otra cosa repitiéndose así el ciclo metódico. Con una producción muy bien realizada logran plasmar unos riffs frescos y potentes, que a menudo hacen parte de la melodía-épica, y que a propósito es muy clara la música, no pareciera notarse por lo menos en el estilo, una oscuridad evidente, sino que saben hacer canciones nostálgicas y épicas que se vean robustas de brillo. Los solos son muy bien mezclados con los teclados, incluso en ocasiones parecieran presentar una especie de -rounds- en los que se batallan la vida en pro de la calidad. La batería ha presentado ya su mejor papel en años, en significativo el levantamiento de esta área. La voz desde hace unos años ha demostrado una madurez increíble, gritando donde debe gritar y cantando con calma donde lo debe hacer efectivamente.

Nemesis, lanzado en 2013, es el décimo cuarto álbum de larga duración. Ahora con un disco realmente exuberante que muestra facetas nunca antes trabajadas logra tener dominio del presente como uno de los reyes indiscutibles del Power Metal. En realidad se ve a leguas que han tratado de darle un toque moderno a su música, con algunos elementos electrónicos pero sin abusar de ellos; ademas una producción algo exigente que al parecer está exigiendo al limite, algunos podrían decir que al exceso algunos momentos. La guitarra es feroz, pareciera que un poco más que en el pasado con un serio tinte oscuro, en general el trabajo de guitarra y teclados pareciera un retorno a lo más clásico de la banda con riffs épicos y algo tenebrosos que giran sobre la base de la nueva melodía moderna, como también se pueden sentir unos cuantos tintes Groove; sin embargo, el disco cuenta con su propio concepto de variedad, por lo que podemos encontrarnos con piezas agradables de Power clásico, otras un tanto emotivas y otras que definitivamente suenan futuristas. La batería volvió a tener un desempeño de primera, con mucha participación en la primera linea del sonido, es una completa protagonista en compañía de la guitarra. Por ultimo, la voz actúa como lo que la banda es, un gigante veterano...

Eternal, lanzado en 2015, es el décimo quinto álbum de larga duración. La banda ha trabajado de forma muy dura para rescatar cosas de su viejo sonido con participación de sus últimos tres intentos (trabajos que apropósito vinieron en ascenso de calidad, incluyendo a este). La voz logra una actitud muy positiva en el rango medio para sacar voces muy sobrias y pertinentes. Todo esto se demuestra en la variedad de sus canciones en torno a los tipos de riffs que utilizan a lo largo del disco, además la buena producción ayuda mucho al destacamiento de mezcla entre batería y guitarra (no tanto el bajo por efectos del teclado). En el trabajo de guitarra se destacan algunas piezas que le coquetean a la parte más fuerte y otras en forma de balada junto a algo de progresión, todo esto hace un disco muy bueno a efectos de edad de la banda.

1989 - Fright Night

1992 - Twilight Time

1994 - Dreamspace

1995 - Fourth Dimension

1996 - Episode

1997 - Visions

1998 - Destiny

2000 - Infinite

2003 - Elements Pt.1

2003 - Elements Pt.2

2005 - Stratovarius

2009 - Polaris

2011 - Elysium

2013 - Nemesis

10 comentarios:

  1. Oye podrias arreglar los links!!
    De antemano gracias!!

    ResponderEliminar
  2. si porfavor quiero mis albunes favoritos porfa arreglelo porfa

    ResponderEliminar
  3. No conocia este grupo. Muy grande. Me gusta mucho el ritmo que tiene.

    ResponderEliminar
  4. Excelente grupo, excelente aporte, muchas gracias

    ResponderEliminar
  5. de lujooooooooooooo que mal que el servidor de descargas moleste tanto jaja

    ResponderEliminar
  6. Hola .. quiero las discográfica de ACCEPT O U.D.O la pueden subir a esta pagina ..

    ResponderEliminar